El Proyecto Inocencia de la UMB logró ante los estrados judiciales, demostrar la inocencia de Héctor Tarazona, condenado por homicidio

Dra. Olga Patricia Sanchez, abogada de la UMB, Miriam Tarazona, Héctor Tarazona, Narly Valdés, estudiante del programa de derecho de la UMB, Esperanza Tarazona y Pablo Bajonero.

 

En desarrollo a su labor humana, social y educativa, el Proyecto Inocencia de la Universidad Manuela Beltrán vivió el pasado 26 de septiembre a las 10:00 p.m. la liberación de Héctor Tarazona, un hombre de 53 años condenado injustamente por homicidio; quien gracias a las acciones judiciales en defensa de sus derechos fundamentales, que este proyecto manuelista lideró, logró su libertad.

El momento fue único, en cada paso que daba rumbo al reencuentro con su familia, Héctor recordaba como su vida dio un giro inesperado ese 18 de febrero de 1997, fecha en la cual un hombre fue asesinado cerca de su taller y pese a que ese día no se encontraba en su lugar de trabajo, un testigo lo señaló como autor material del hecho. "Me enteré que estaba condenando el día que me arrestaron por segunda vez, el 14 de abril del 2016, me llevaron a la cárcel La Picota y los que realizaron mi registro me notificaron que mi condena estaba sujeta a 156 meses de prisión, esto equivale a 13 años de vida en la cárcel". Relató Tarazona.

La libertad de Héctor fue el resultado de la gestión del Proyecto Inocencia de la Universidad Manuela Beltrán, gracias a la investigación exacta de su expediente y a la actuación de estudiantes, docentes y abogados de la UMB, quienes intervinieron bajo parámetros derivados de las leyes colombianas que demostraban que él no era el autor material del homicidio, logrando tener injerencia desde fundamentos legales y normativos que dan vida a la justicia colombiana. "Le doy gracias a todos los integrantes de la Universidad Manuela Beltrán por tomar mi expediente y por su análisis, gracias a esto se dieron cuenta que habían cometido una injusticia en mi proceso, le doy gracias al Decano de Derecho de la Universidad el Dr. Jhon Carvajal, a la doctora Olga Patricia Sanchez y a todos los que lograron demostrar mi inocencia, de nuevo gracias." Reitero Héctor Tarazona.

Este proyecto es una apuesta de la UMB por dar voz a las personas que han sido privadas de su libertad injustamente, por buscar la justicia y fortalecer su proyección social que siempre ha tenido una visión de apoyar a las comunidades menos favorecidas. El Proyecto Inocencia es pionero en América Latina y ha recibido varios reconocimientos por su misión social y por el impacto positivo que genera en la sociedad colombiana, aunque sin duda alguna, sus buenos resultados se deben a los docentes, estudiosos y profesionales que trabajan por esta causa y están comprometidos con demostrar la inocencia de personas injustamente condenadas. "La calidad humana de los doctores del Proyecto Inocencia, es excelente. Nosotros estamos altamente agradecidos con ustedes, los bendecimos, ustedes son nuestros ángeles, y de nuevo gracias por escucharnos, por apropiarse del caso de Héctor y por ser los únicos en presumir su inocencia, son grandes seres humanos y profesionales". Comenta Esperanza Tarazona, la hermana.

La historia de Héctor Tarazona, sin lugar a dudas reafirma que la Universidad Manuela Beltrán a través de su Proyecto Inocencia, ha logrado trascender sobre lo humano y lo social desde la justicia, como expresión y manifestación de personas que alegan ser injustamente condenadas en diferentes centros de reclusión del país. Pero además de su misión social, el Proyecto Inocencia por naturaleza es referente nacional e internacional, gracias a su modelo educativo que posibilita la construcción de espacios formativos, aportando a los estudiosos no sólo una proyectiva de inmersión académica, sino también acerca a sus profesionales a dimensionar esta realidad, creando sujetos de impacto social para la humanidad.

VIGILADA MINEDUCACIÓN